Cómo Distribuir el Tiempo de Estudio de Piano

No cabe duda de que estudiar es una rutina necesaria e imprescindible, pero no por ello debe ser tediosa. Como en todo en esta vida, el estudio de piano también tiene una serie de “trucos” para sacarle mayor rendimiento en el menor tiempo posible. En Musical 75 te explicamos algunos de ellos. Nuestra máxima es que siempre hay que procurar que el estudio se realice de la forma que resulte lo menos cansada posible.

Se debe comenzar con 15 minutos haciendo ejercicios de escalas y arpegios, tocando algo que te guste facilito o sacar alguna canción de oído que también te guste. Como en el deporte: lo primero es calentar.

Transcurrido este tiempo, dedicas 30 minutos a estudiar la obra nueva. ¿CÓMO?

  1. Trabajar manos separadas, con un estudio lento, después más lento y finalmente más lentamente aún.
  2. Es conveniente, y mucho que la partitura lleve digitaciones. Si no es así, escríbelas tú.
  3. Es hora de juntar las manos. Volver a estudiar la pieza leeeeeeeeeeeentamenteeee
  4. Y, de vez en cuando, a velocidad real.
  5. Medir correctamente los tiempos y, si se puede, hasta subdividir.
  6. Cuando toques a velocidad normal y a dos manos, es bueno grabarte y oírte.

Una vez que ya has hecho todo lo anterior. Para cinco minutos. Si quieres aprovecha para escuchar música.

 “Este Ciclo De Tiempo Debes Repetirlo Varias Veces. Para La Mente Es Necesario El Cambio De Actividad Para Luego Rendir Mejor”.

 Por último, repasar otras obras que ya te sabes. Esto es tan importante como estudiar piezas nuevas, porque te permite hacerte con repertorio. Con memorizar tan sólo 10 compases es suficiente.

Para terminar un consejo: en esto de estudiar el piano es mejor tocar un poco cada día a que estudies mucho uno sólo.

 Nos vemos pronto.

Musical 75

El trombón

Soy Javier Cuenca, componente de la banda de música de Miranda de Ebro desde 1978, y he estado al frente de dicha agrupación como presidente durante 12 años. Comencé en la banda de música con el trombón de pistones, instrumento que alterné con el bombardino en la misma, y actualmente con el trombón de varas.

El trombón fue conocido como sacabuche en el renacimiento y el barroco y es un instrumento de viento-metal.  El sonido se produce gracias a la vibración de los labios del intérprete en la parte denominada boquilla, a partir de la columna del aire (flujo del aire).

Las diferentes notas se obtienen por el movimiento de un tubo móvil, denominado vara, alargando la distancia que el aire en vibración debe recorrer, produciendo de este modo sonidos que también se pueden controlar con una mayor o menor presión del aire soplado por el intérprete en la vara. Cuanto más se alarga la vara, el sonido producido es más grave.

También existen trombones de pistones como las trompetas, aunque actualmente están en desuso.

Las partes del trombón son:

Boquilla o embocadura: pieza pequeña y hueca que se adapta al tubo del trombón para que el intérprete sople, de modo que los labios se apoyen en los bordes, vibren y produzcan el sonido primario. El trombón tiene una boquilla que determina su timbre.

Pabellón: ensanchamiento final del tubo.

Varas: tiene forma de U y se mueve en siete diferentes posiciones con distinta longitud del tubo. Las varas del trombón no permiten grandes velocidades cuando se toca, pero es perfecto para interpretar glisandos (escala rápida entre dos notas).

Musical 75